Yamila Zárate: “una fotografía es mucho más que un disparo al azar”

Yamila  Zárate es una fotógrafa sanluiseña que encontró en el lente de la cámara una manera diferente de percibir y mostrar las pequeñas cosas de la vida. Con un estilo particular, en cada  toma intenta captar lo que el resto de las personas pasamos por alto.

Como les sucede a muchas personas, Yamila descubrió su pasión por la fotografía de un momento a otro, cuando tenía 31 años y se anotó en la facultad para estudiar la Tecnicatura Universitaria en Fotografía. Hoy 6 años después de haber comenzado a recorrer el camino de la fotografía se encuentra  llena de proyectos y aprovecha cada ocasión para transformarla en un nuevo aprendizaje.

¿Qué fue lo que te inspiró a comenzar con la fotografía?

  • Creo que no hubo alguna inspiración en especial, me anoté en la Facultad porque siempre me gustó mirar imágenes ya sean artísticas, paisajes, retratos, etc. Tal vez mi curiosidad surgió observando, y luego con la carrera pude averiguar cómo fueron tomadas todas esas imágenes que había visto”.

 

¿Tenés alguna técnica en particular?

  • No, técnica no, la aplico depende de lo que tenga en frente. Si soy de respetar mucho las reglas de composición, ya sean líneas, los colores o las formas. Creo que el hecho de crear una imagen es muy importante.

¿Qué tiene que tener una “buena foto” para vos?

  • Creo que no existe la buena foto ni la mala, pero al detenerme en alguna imagen, suelo mirar la composición, o síque la intención del fotógrafo esté clara. Suelo llegar a decir que es una buena imagen, cuando me doy cuenta que no fue un disparo al azar.

    ¿Cuál es el momento perfecto en una foto?

 

-Todos. No tiene que ver con tiempos, sino con mirar más allá.

¿Qué cosas o momentos te gustan capturar?

– Me gusta mucho tomar imágenes de las cosas cotidianas que veo mientras transcurre mi vida. Si algo me llamó la atención, ya sean cosas, colores o personas, trato de fotografiarlo.También me gusta mucho hacer retratos. Y hay una rama de la fotografía un poco más conceptual que me gusta, o con la interpretación literaria me he sentido muy cómoda. Y los proyectos creativos me mantienen investigando, leyendo y aprendiendo y es la parte de la fotografía que más me ha gustado.

¿Cuál fue la foto tuya o de otra persona que más te gustó, por qué?

– Si hablo de una de mis fotos, podría hablar de una que tome en una playa en Ecuador, en donde se ve un perro Gran Danés y una señora tomando sol con una especie de gorra/sombrilla en su cabeza. Y el perro esta con una actitud de custodia a esa señora. Me gustó mucho porque parece una escena armada, es divertida y armónica. Y es sólo un segundo de la vida de esa mujer que quedó grabada en mis archivos.
Y si hay muchas imágenes de grandes fotógrafos que me gustan, no podría hacer referencia a una en particular.

¿Tenés algún referente?

– He visto las obras de muchos fotógrafos y artistas en general, de hecho he aprendido muchísimo sólo con mirar a los que saben, los retratistas y los que hacen más obras conceptuales son en los que más hago referencia.Me gusta el arte en general, la pintura, la escultura, la arquitectura, etc. y de todos ellos tomo un poco.

¿Te gusta exponer tus trabajos? ¿Existen espacios y posibilidades para hacerlo?
– Me encanta exponer. Todavíano está muy explotado este hecho de insertar la cultura visual en la sociedad, o de romper con el mito de “si es sólo una fotito”. Cuando erradiquemos ese prejuicio vamos a avanzar mucho más. Y digo más porque ya hemos avanzado, gracias a esta nueva carrera y a su grupo de profesores, hemos hecho muestras colectivas muy interesantes. Así como también se han abierto otros espacios para poder mostrar todo lo que hacemos.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio? ¿Con que desafíos te encontrás a diario?

– Lo que más me gusta creo que es que nunca dejas de aprender sobre diferentes temas, el arte en general te lleva por todas las disciplinas y hay que conocerlo y entenderlo para poder transitar este camino. Capturar momentos únicos e irrepetibles es una sensación muy linda, y conlleva una gran responsabilidad, porque si esos momentos van a ser eternos, tienen que estar bien tomados. Y por último me gusta que sea un medio de expresión genuino, siempre queda plasmado algo de mí en mis fotos.
Los desafíos diarios tal vez uno sería tratar de tomar aunque sea una foto por día, me lo enseñó un gran profesor, y es una forma de poner el ojo y la mente en una práctica constante.

¿Estás trabajando en algún proyecto?
– El último proyecto  que estoy terminando de pulir, se llama “Statu quo” y son retratos urbanos de seres libres insertados en una sociedad “esclava” de ciertas particularidades, ya sean tecnológicas, personales o laborales. Este proyecto tiene mucho que ver con las expresiones corporales. Statu quo trata de mostrar seres libres, independientemente de cómo lo manifiestan.

Para finalizar, Yamila expresó que el 2017 ha sido un gran año, no sólo en lo personal, sino en lo laboral y en lo artístico, ha sido un año de desafíos y metas que logró concretar. “Si tuviera que  describir este año en imágenes necesitaría un álbum bien grande. Pero podría imaginarlo con muchos colores, personas especiales, y todas esas imágenes creadas no solo con la cámara sino especialmente con el corazón”.

 

Nota: Romina Bavastro

 

More from Anatomia Urbana

Latitud 33. El balcón y el espejo de la sensualidad

¿De qué planeta es el amor? ¿De que mentira es el tiempo?...
Leer Más

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *