Spinner: el juguete de moda que traspasó las fronteras

Cada tanto aparecen ciertas modas que logran ir contra la corriente, aunque parezca un tanto contradictorio. En lo que va del año, el dispositivo que marcó tendencia y logró revolucionar a niños y adolescentes, es sin duda alguna el spinner, un juguete poco usual que provoca diversas sensaciones.

Aunque  el funcionamiento sea el mismo, los hay de distintos colores y materiales, algunos están hechos de partes lisas de silicona, otros de aluminio y otros de plástico, pueden estar adornados con emojis, tener luces y hasta conexión a bluetooth. Con un diseño particular, al estilo ventilador de techo,  cuyo atractivo no es fácil de comprender para todos, supo ganarse el interés de niños y jóvenes de todo el mundo como hace mucho no lo hacía un juguete.

Lo poco que se sabe de su origen, es que fue creado con un fin terapéutico-educativo para ayudar a estudiantes con desórdenes como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), ya que los expertos en el tema afirman que tener algo en qué ocupar las manos puede ayudar a mejorar la concentración. Más allá de un uso terapéutico, este sencillo dispositivo de mano logró algo que muchos padres y profesores a menudo no pueden: despegar a los jóvenes, aunque sea por un rato, de las pantallas.

Sin embargo, como sucede con todo lo que se convierte en un boom tiene sus aliados y contras: para muchos no es más que un objeto sin sentido que se puso de moda y que pronto pasará al olvido, mientras que para otros este juguete representa una revolución en los hábitos de interacción  de muchos niños y jóvenes. Y es que a pesar de las críticas de los anti-modas, el spinners llegó para recuperar lo que hace mucho se había perdido y tiene que ver con las rondas en los recreos,  con las juntadas extraescolares, con el entusiasmo para aprender y practicar nuevos trucos. En cierto modo, el patio de la escuela se convirtió en un espacio para la exhibición de destrezas, en la que cualquiera puede participar ya que los trucos y maniobras no requieren una habilidad en especial, sino que basta con practicar un par de veces. Incluso se pueden acceder a tutoriales  en Youtube, donde aparecen niños haciéndolo girar  con la nariz, rodilla, talón y cualquier parte del cuerpo o superficie que sirva para apoyar su centro giratorio. Este juguete permite, más allá de los trucos, que las personas puedan interactuar y entretenerse a la vez sin hacer gran cosa o ensimismarse con la tecnología. Cualquiera que tenga a mano uno de ellos puede comprobar por su propia cuenta el efecto relajante y satisfactorio que provoca.

Como sucede con la mayoría de los objetos que marcan tenencia, niños y jóvenes no quieren quedarse afuera de esto, y más de un padre, tío o abuelo tuvo que salir corriendo a comprar e incluso a encargarlo por internet cuando aún no se conseguían en los comercios, porque como todas las modas comenzó en los medios de comunicación y redes sociales. Sin embargo, un aspecto a resaltar es que debido a su precio de venta, ya que es uno de los juguetes más económicos, la mayoría puede acceder a uno, cosa que por lo general no sucede con los objetos de moda. Si bien esto puede ser un aspecto un tanto superficial, hace mucho tiempo que un juguete deseado por la mayoría de los niños y jóvenes en edad escolar se convierta en el producto más vendido, llegando incluso a un faltante del mismo, y si tenemos en cuenta la crisis económica que atraviesa nuestro país esto no es un dato menor.

Más allá de los pros y los contra, lo significativo de este dispositivo es que demostró en cierta forma, que no es imposible que los jóvenes y niños dejen de lado los celulares y la computadora para retomar el juego, la interacción e incluso unir distintas generaciones. Quizás, el día de mañana los futuros adultos coincidan en sus recuerdos en que el spinners fue el juguete más popular e incluso original de su infancia o adolescencia. Tal vez, su impacto pueda asemejarse a la que tuvo en su momento el trompo, el yoyó o el pata-pata, juguetes sencillos y económicos que quedaron grabados en la mente y el corazón de todos los niños de esa época.

Nota: Romina Bavastro

More from Anatomia Urbana

“MI MEJOR OBRA”  EN LA UNSL

 Esta es una convocatoria que se hace en simultáneo en todo el...
Leer Más

Deja un comentario