¡Por más momentos bizarros!

El debate de si los medios reflejan o construyen la realidad es tan antiguo como actual.  Seguramente más de una vez hemos escuchado esta pregunta en distintos medios de comunicación. Sin embargo, la intención de este artículo no es profundizar en esta disyuntiva, sino tratar de visibilizar cómo a veces en los medios se distorsionan el significado de las palabras, llegando incluso a naturalizar su uso incorrecto en la sociedad.

Con frecuencia solemos encontrarnos en distintos medios con titulares como “Televisión bizarra”  o “Los personajes más bizarros del año” y por un instante uno se ilusiona pensando que va disfrutar de un buen rato, de algo que valga la pena, pero basta leer, mirar o hacer un click para que la magia desaparezca. Y es en ese momento cuando surge la pregunta obligada ¿Qué  significa bizarro?

 

Empecemos por el significado que se le da en la televisión que fue donde se popularizó esta expresión, en este contexto bizarro se utiliza para describir  algo “raro”, “extraño” e incluso “vulgar”.  Sin embargo, si nos aventuramos y abrimos un diccionario, o bien lo googleamos, nos encontramos con la sorpresa de que este término significa algo muy distinto.  Según la Real Academia Española (RAE) la palabra proviene del italiano bizzarro (iracundo) y tiene dos acepciones: la primera hace referencia a algo o alguien valiente, arriesgado, y la segunda corresponde a los adjetivos generoso, lúcido, espléndido.

Ahora bien, ¿cómo llegó este término a expresar cosas tan diferentes? ¿Cómo fue que lo bizarro se convirtió en algo raro, ordinario? Para muchos, esta confusión se debe a su significado en inglés y francés, que se utiliza como sinónimo de raro, sórdido. Este fenómeno conocido como “calco semántico” sucede cuando se toma el significado de otro idioma y se lo suma a los existentes sin crear una palabra nueva. A la vista está que el riesgo que se corre es tergiversar su verdadero significado.

Y en medio de esta confusión se me viene a la mente la estrofa de una canción conocida por todos: “Aquí está la bandera que un día en la batalla tremoló triunfal, y llena de orgullo y bizarría a San Lorenzo se dirigió inmortal” ¿que habrá querido expresar realmente Juan Chassaing en su poema a la bandera? Sin dudas, que en esa época esta palabra tenía un único significado, el real. ¿Será porque no existía la televisión?

La realidad es que muchos utilizan de modo equivocado la palabra, algunos por desconocimiento y otros por repetición, porque está de moda. Tal vez por eso sería interesante rescatar el verdadero significado de bizarro, más aún en los medios de comunicación, no sólo por una cuestión léxica sino como una oportunidad, incluso como una revancha para que el ser valiente y generoso no pase nunca de moda.

Foto: defanist.com

Nota: Romina Bavastro

More from Anatomia Urbana

Latitud 33. El balcón y el espejo de la sensualidad

¿De qué planeta es el amor? ¿De que mentira es el tiempo?...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *