La vuelta de Tinelli y la construcción de una agenda sin fin

No se miden edades, género o temáticas; el show creado y afirmado al horario central televisivo dibuja de alguna forma el ESTAR o NO ESTAR, la pertenencia y la convivencia en el medio, la mirada del otro y un leve dibujo de las prácticas a las que como radioescuchas o televidentes somos sometidos, sin siquiera poder esquivar sobre-presencia de estas ideas.

El lunes, pese a que intentemos obviarlo, por diferentes razones (se nos anuncia en redes sociales, notas de radio, portales, personajes mediáticos) sabemos que Marcelo Tinelli, una especie de Gurú televisivo en los últimos 20 años, regresa con su programa, algo parecido a un reality show que mezcla chimentos y sentimientos, logrando un impacto en el espectador, tal como si fuese una publicidad eterna.

Su horario de emisión es el eje sobre el que gira, ya que los receptores se encuentren en su casa esperando ser “abordados”.

No podemos ser ajenos a las situaciones que ocurren en ese lugar, el señor conductor ha sido acusado, entre otras cosas, de tratar a las mujeres como “objetos”, de cruzar la línea de los escándalos. Ha creado personajes que solo pertenecen a esa nube mediática, un género mediático creado y alimentado en la REPÚBLICA TINELLI, y lo llamaré de esa forma porque allí coexisten leyes pertenecientes a ese submundo, pero que emiten una influencia aterradora en el consumo de mas media que hace el ciudadano común.

Un claro ejemplo de la grotesca creación es el sinfín de personajes que deambulan por el programa intentando ganarse un espacio en ese lugar, previamente sujetos a un escándalo, un desaire en la vida personal, una pelea desatinada o algo que refirió a que se instalará la tensión en, por lo menos, dos de los que participan del juego. Estos no necesariamente participan como concursantes del duelo ficticio (el que presenta el programa en primera instancia), recordemos que es un concurso de baile entre parejas para cumplir el sueño de una asociación sin fines de lucro. Suena hasta chistoso, pero es “Bailando por un sueño 2017”.

El terrible espectáculo, que dura dos horas, muestra de igual manera una mujer caída en desgracia por su adicción a las drogas, una joven que se ganó un espacio insultando al presidente, una mujer que dejó a su novio por un participante del certamen y así una lista interminable y vertiginosa de personas que tienen como único fin estar en ese show que otorga como premio una fama efímera, incluso más lamentable que las ediciones poco felices de “Gran Hermano”.

Que comience: ¿el show?

La mediática pelea de dos concursantes en la edición pasada: el hijo de una vedette con una la joven hija de otra mujer (que dice ser vedette) que durante mucho tiempo sirvió a los medios de reiterados escándalos, le valieron muchas tapas de revistas, incluso hizo paseos llorando por diversos programas con motivadas por pérdidas de sus parejas. De tal palo, tal astilla…la chica no dudó en mostrarse semi desnuda con lo moretones en los brazos producto de su enferma intimidad, acto seguido (restricción de acercamiento mediante), hicieron un show en vivo para no “cruzarlos”. Con autos,luces, estudios que se cambiaban en vivo… todo para permitir que una vez en la pista,y por partes separadas, los dos pudieran desandar el camino de su vida sentimental. Así, hipócritamente, Tinelli hablaba de violencia de género: ridiculizando o minimizando el caso. Así banaliza los casos de mujeres golpeadas que solicitan una restricción y que, debido a la confusión en el mensaje, se lee: respetar la restricción, pero televisada se torna un poco más cierta, pues el escándalo sin ella no tendría fuero.

La agenda de este programa ya está armada, será una batalla en el minuto a minuto. Se marcan los personajes que miden más ( y el lugar en el que bailan), los que causan tensión, y el que en esas dos horas logre transgredir: WIN! Se hace acreedor del espacio dorado. A partir de entonces recorrerá los parasitarios programas que se alimentan del show (desde la mañana hasta la antesala del comienzo). Tendrá la posibilidad de ver a su familia en el piso, lo harán emocionar hasta el llanto, pero sino sirve o está marcando muy bajo, será lanzado al limbo del “Bailando”, esto es: quedar en la línea telefónica para ser expulsado.

Es de público conocimiento lo que dijo Iliana Calabró, el actor Fabio Posca etc…-el duelo en las líneas está arreglado-.El enojo de la gente en twitter, las peleas con el jurado (compuesto por un grupo de chimenteros) o negarse a contar detalles vergonzosos de sus vidas. Es preciso mencionar que, con solo hacer una prueba casera, comprobaremos que los teléfonos no suelen funcionar para el bueno, tienen vidas de regalo losprotegidos del dios conductor.

No podemos evitar el efecto “tinellizador”, al día siguiente se hará mención en radios del interior, se hablará del rating, de la ropa, del conflicto entre parejas. Miles de horas de medios alimentadas por este santo que retomará al día siguiente una parte de aire televisivo para mostrarnos su tierra prometida. La presencia está garantizada al abrir las páginas de internet, nuestras redes sociales, al ver un noticiero al mediodía, todo sin pedirlo y sin quererlo. Ciudadanos: LA REPÚBLICA TINELLI está de regreso.

¿Cuál es el verdadero efecto de esta agenda?

Hay mucha gente engrosando esta nube, nada es al azar. Convocar al rey de la cumbia les asegurará mucho público, con el efecto más terrible, el de creer que esas situaciones no son provocadas, dar por hechos que son espontáneas. Espontáneos el odio, el amor, la autenticidad. Y aunque no puedenser ciertos, pueden ser creados y recreados una y otra vez en dos horas, es el milagro de cada día en la tierra prometida.

 

Nota:  MadyM.

Corrección y sintaxis: Federico Menseguez

 

More from Anatomia Urbana

“MI MEJOR OBRA”  EN LA UNSL

 Esta es una convocatoria que se hace en simultáneo en todo el...
Leer Más

Deja un comentario