La música en tiempos de guerra

Hace 35 años atrás, en nuestro país se respiraba aire de confusión y opresión. En medio de la crisis política, económica y social de la época, los militares decidieron invadir las Islas Malvinas como un último intento para fortalecer su poder. Sin embargo, ante un panorama internacional en el que comenzaban a ganar fuerzas las protestas sociales y los derechos humanos, el fin de la dictadura era algo inminente. Las atrocidades cometidas por la junta militar durante todos esos años, sumado la derrota de Malvinas y la muerte de centenares de jóvenes argentinos, que ingenuamente fueron a defender la soberanía nacional, marcaron el derrumbe de la dictadura y el comienzo de una etapa de transición para recuperar la tan ansiada Democracia.

Bajo este contexto de incertidumbre, de censura y de guerra, la radio y los medios trataban de sobrevivir bajo las normas impuestas por los militares. Durante ese tiempo la música en inglés despareció, los interventores de las radios dieron la orden de no pasar música extranjera. Medida que ayudó, en cierta manera, a reaparecer a los músicos que hasta entonces, acusados de subversivos, fueron censurados y perseguidos. Sin dudas, fue una de las épocas más triste de la historia argentina, pero también fue el inicio de una movida cultural que tuvo como abanderado al Rock Nacional, quien le dio voz a las protestas contra la dictadura, las desapariciones y la guerra, despertando a una juventud que había sido silenciada por muchos años.

Así fue como de un momento a otro, las radios argentinas pasaron a estar saturadas de temas de León Gieco, Porchetto, Charly García y Mercedes Sosa, que fueron pioneros en describir el conflicto bélico que entristecía al país. Uno de los primeros en llevar la guerra a sus letras fue Charly García, en el tema No bombardeen Buenos Aires (en el disco Yendo de la cama al living), en la que incluyó frases como: “no nos podemos defender. Los pibes de mi barrio se escondieron en los caños, espían al cielo, usan cascos, curten mambos escuchando a Clash”, “Estoy temiendo al rubio ahora, no sé a quién temeré después”.

Raúl Porchetto, también hizo referencia a Malvinas en la canción “Reina madre” incluida en su disco homónimo, en la que describía la frialdad con la que tomaban el asunto los dirigentes y contaba la vivencia de un soldado inglés que recapacitaba acerca de su acción en las islas y de los motivos para viajar tan lejos de su casa a matar a aquellos que eran igual a él.

Con un estilo musical diferente, Alejandro Lerner en “La isla de la buena memoria” y los Abuelos de la Nada con su tema “Mil Horas” también reflejaron los pesares vividos en tiempos de guerra. Frases al parecer inofensivas, pegadizas pero con mucho significado como la que cantaban Los Abuelos “yo me pregunto para que sirven las guerras, tengo un cohete en mi pantalón, vos estás tan fría como la nieve a mi alrededor, vos estás tan blanca, que yo no sé que hacer” rápidamente se convirtieron en un ícono de la época y del rock nacional.

Aunque las fuerzas armadas intentaron usar esa movida para conseguir respaldo a la invasión de las Islas Malvinas, fue el rock a través de sus metáforas quien logró transgredir las pautas sociales impuestas por los militares. Puso voz al descontento, los miedos y también a los sueños y esperanzas de miles de argentinos, que después de mucho tiempo se animaban a mirar desde otra perspectiva la realidad del país.

Nota: Romina Bavastro

More from Anatomia Urbana

“MI MEJOR OBRA”  EN LA UNSL

 Esta es una convocatoria que se hace en simultáneo en todo el...
Leer Más

Deja un comentario