El fenómeno Frida Kahlo ¿consumismo o trascendencia de su legado?

En medio de una sociedad consumista, donde la lógica del mercado y de la moda muchas veces son difícil de comprender, aparecen ciertas tendencias que pese a su carácter comercial representan una caricia al alma. Esto es lo que sucede con muchos productos, que son creados bajo la inspiración, o simplemente por la estética de figuras que son consideradas un ícono de nuestra cultura.

Cada tanto, aparecen bienes culturales que se convierten en moda por diferentes motivos, algunos superfluos y otros con una gran trascendencia social e histórica, como es el caso de los productos de Frida Kahlo. El universo simbólico de los productos de Frida nos transporta a  un escenario de revolución política y social, donde se construye a sí misma como un ícono de la pintura y cultura mexicana y latinoamericana. Fue una mujer con una ideología bien definida, la cual aplicaba a todos los ámbitos de su vida, por esta razón,su figura es recordada por romper con los parámetros de feminidad asignados en esa época, ya que participó activamente en política y supo llevar su sexualidad más allá de lo permitido en esos tiempos, lo que se ve reflejado en sus pinturas inspiradas en emociones y experiencias íntimas ligadas a sucesos corporales y psicológicos.

Frida Kahlo se convirtió en un ícono que revolucionó no sólo la pintura y el arte de su época, sino la moda y la manera de consumir arte en nuestros días. Y si bien su imagen en la actualidad está asociada a una tendencia cool, que se plasma en bolsos, zapatillas, remeras y hasta en equipos de mates, es mucho más que una figura comercial asociada al consumo capitalista. También, la pasión por la “fridomanía” podría entenderse como una forma de mantener viva su imagen y obra en la mente de muchas personas.

¿Quién fue Frida Kahlo?

Nació el 6 de julio de 1907 en Coyoacán México y como la mayoría de las personas que han logrado transgredir el sistema, no tuvo una infancia fácil. Desde corta edad comenzó a luchar contra las adversidades que la vida le presentaba, la primera de sus batallas fue lapoliomielitis que contrajo de pequeña y desencadenó en una serie de sucesivas enfermedades, lesiones diversas y operaciones, que le dejaron secuelas permanente.Luego de unos años, tras una lenta recuperación, otra vez experimentó el dolor en carne propia en un accidente de tránsito, cuando el colectivo en que viajaba chocó contra un tren. Su columna vertebral quedó fracturada en tres partes, sufriendo además múltiples lesiones que la obligaron a permanecer en cama por mucho tiempo, pero que también marcó el protagonismo de la pintura en su vida. Por esta razón, se dice que sus obras adquieren un poder sanador y curativo, ya que exhibe su dolor en distintas obras y al mismo tiempo lo consideraba una manera de purificar su cuerpo.Frida concebía el canon de belleza en torno a sí misma, desencajando los parámetros establecidos y reinventándose a través de su pincel una y otra vez, lo que dio luz a su identidad como artista y como mujer, pues su único modelo es ella misma. Justamente el autoretrato, en el que se mostraba con vestimentas textiles propia de su país, es  lo que dejó su legado plasmado en la cultura mexicana.

Casada con el muralista Diego Rivera, Frida fue perfeccionando su técnica y estilo propio, que la llevó a  convertirse en una de los principales exponentes femeninos  del surrealismo y de la pintura mexicana, además de transformarse en un icono de la mexicanidad, de la libertad sexual y del feminismo.

Sin embargo, la fridomanía como se apoda al fenómeno de comercialización de su imagen genera controversia entre los seguidores de su legado, quienes manifiestan que ha devaluado su imagen, además de considerar que va contra su esencia ya que comomilitante comunista jamás habría consentido ser símbolo de comercialización y consumismo. Más allá de esto, está claro que la figura de Frida  no esun producto pasajero o inventado, sino una artista de gran trascendencia que supo ganarse su lugar en una sociedad revuelta. La pintura para ella fue más que una expresión artística, se convirtió en una forma de hacer catarsis del dolor que marcó su vida desde pequeña, pero que también sirvió para fortalecerla.

 

A través de sus pinturas Frida se reinventó una y otra vez, creando obras únicas que representan un desafío a cualquier intento de definición o clasificación, propio de la ambigüedad que la caracterizaba. Como muchos la definen, la obra de Frida Kahlo es un canto ala esperanza y la desesperación, por eso más que entenderla hay que disfrutarla.

 

Nota: Romina Bavastro

Tags from the story
, ,
More from Anatomia Urbana

Latitud 33. El balcón y el espejo de la sensualidad

¿De qué planeta es el amor? ¿De que mentira es el tiempo?...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *