Biblioteca Popular una red social que no pasa de moda

En el mundo de lo efímero, de lo superficial y del individualismo, las bibliotecas populares adquieren relevancia y conservan su lugar en una realidad donde predomina lo virtual. No se trata sólo de un lugar dedicado a los libros, sino que se configura como un espacio de socialización, identidad y de expresión cultural, es una gran red social que lejos está de parecerse a Facebook o Twitter.

Tener en a casa una estantería llena de libros alguna vez fue un sueño compartido por muchas personas, sin embargo hoy son pocos  los “locos” que prefieren invertir o gastar, depende de la perspectiva en que se lo mire, plata en libros y no en otras cosas triviales. Si bien, la situación económica muchas veces es un condicionante para darse el gusto de comprar un libro, existen lugares donde por un mínimo aporte se puede acceder a diversas colecciones bibliográficas y recursos culturales, estos espacios son conocidos como bibliotecas populares. Por lo general, se encuentran en los barrios o  zonas más humildes de la ciudad y se proclaman como una asociación civil autónoma creada por la iniciativa de un grupo de vecinos de una comunidad, ofrecen servicios y espacios de consulta, expresión y desarrollo de actividades culturales, de lectura y de extensión bibliotecaria en forma amplia, libre y pluralista.

Estas bibliotecas, la mayoría de las veces son dirigidas y sostenidas principalmente por sus socios, en algunos casos cuentan con el apoyo de los Gobiernos Provinciales, Municipales y del Gobiernos Nacional a través de la CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares), sin embargo son autónomas y van adaptándose a las distintas necesidades del contexto social en que están insertas, son sus usuarios quienes delimitan en cierto modo los servicios y actividades que brindan. Las bibliotecas en la actualidad, se han convertido en una forma alternativa de buscar información, incluso la mayoría de niños y jóvenes nunca han visitado una ¿para qué tanto esfuerzo? si en “san google” aparece todo lo que necesitan. Sin embargo, estos espacios se han ido adaptando a los cambios sociales y políticos, y han sabido integrar las nuevas tecnologías en pos del conocimiento. Se reconfiguran como espacios de socialización, donde se generan vínculos y actividades que responden a distintas necesidades sociales. Las Bibliotecas populares existen en Argentina desde hace 147 años y a lo largo de su historia han ido adaptándose a la situación social, política y económica del país, sufriendo en muchas épocas las consecuencias de regímenes políticos dictatoriales o de repetidas crisis económicas. En la actualidad siguen existiendo gracias a la voluntad de las personas que las crean, las financian y las gestionan, han seguido creciendo en número y han seguido adaptándose, prestando los mismos servicios y otros nuevos, y utilizando nuevas herramientas, en la medida que sus recursos lo permiten, y así han ido constituyéndose en una institución esencial del Sistema de lectura pública en Argentina.

En la biblioteca de un barrio, no sólo se encuentras libros y material multimedia, sino que es escenario de diversas actividades artísticas y culturales. Estos espacios pueden ser  utilizados como cine, teatro, radio comunitaria, espacio de reunión e incluso como un aula improvisada para brindar apoyo escolar. Es por ello que la biblioteca popular como “lugar” de acceso al conocimiento de todos los ciudadanos sin exclusión alguna, ha sido desde siempre gestora de una fuerza transformadora y se concibe como uno de los principales espacios de mediación entre la comunidad y su saber.

Nota: Romina Bavastro

More from Anatomia Urbana

Latitud 33. El balcón y el espejo de la sensualidad

¿De qué planeta es el amor? ¿De que mentira es el tiempo?...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *